f

martes, 28 de febrero de 2017

28 de Febrero. Día de Andalucía 2017



Hoy día 28 de Febrero, quiero rendir un pequeño homenaje, a esta hermosa tierra.

La cabecera está dedicada a escritores andaluces. Numerados, en el interior de cada provincia del mapa de Andalucía. En la entrada, en un recuadro debajo de cada fotografía, he colocado el número y nombre del escritor.


Cabo de Gata
                                               
                                                En el espejo de tu mar tranquila

                                                mole secular de la Alcazaba,

                                                como en el fondo azul de una pupila,

                                                su morisca silueta recortaba.

 
                                                En el áureo fluir del mediodía,

                                                reclinada en mi seno su cabeza,

                                                hinchaba el pecho y la pupila 
abría para aspirar tu cálida belleza.

 
                                                Y había besos y cánticos y risas 
en su boca,
                                                en mi boca y en tus brisas...
 
                                                Pasó el ensueño de la juventud...


                                                Y, enlutado y sin fe, surco tus olas
 en negra barca, con mi pena a solas,

                                                ¡igual que un muerto sobre un ataúd!

                                                                                                    Francisco Villaespesa

Playa de San Miguel - Zapillo



Catedral de Cádiz
                                                                 
                                                                 El mar. ¡Sólo la mar!
                                                                 ¿Por qué me trajiste, padre,
                                                                 a la ciudad?
                                                                 ¿Por qué me desenterraste
                                                                 del mar?
                                                                 En sueños la marejada
                                                                 me tira del corazón;
                                                                 se lo quisiera llevar.
                                                                 Padre, ¿por qué me trajiste
                                                                 acá? Gimiendo por ver el mar,
                                                                 un marinerito en tierra
                                                                 iza al aire este lamento:
                                                                 ¡Ay mi blusa marinera;
                                                                 siempre me la inflaba el viento
                                                                 al divisar la escollera!

                              Rafael Alberti

Puente de la Constitución de 1812
Popularmente conocido como " La Pepa"



Cúpula de la Maqsura de la Mezquita - Catedral de Córdoba

                                                      ¡Oh excelso muro, oh torres coronadas
                                                      De honor, de majestad, de gallardía!
                                                      ¡Oh gran río, gran rey de Andalucía,
                                                      De arenas nobles, ya que no doradas!

                                                      ¡Oh fértil llano, oh sierras levantadas,
                                                      Que privilegia el cielo y dora el día!
                                                      ¡Oh siempre glorïosa patria mía,
                                                      Tanto por plumas cuanto por espadas!

                                                      Si entre aquellas rüinas y despojos
                                                      Que enriquece Genil y Dauro baña
                                                      Tu memoria no fue alimento mío,

                                                      Nunca merezcan mis ausentes ojos
                                                      Ver tu muro, tus torres y tu río,
                                                      Tu llano y sierra, ¡oh patria, oh flor de España!
                                                                                                                                
                                                                                                              Luis de Góngora

Fuente de un patio, en la fiesta de los Patios



La Alhambra

                                                        Gacela del amor que no se deja ver:

                                                                  Solamente por oír
                                                                  la campana de la Vela
                                                                  te puse una corona de verbena.

                                                                  Granada era una luna
                                                                  ahogada entre las yedras.

                                                                  Solamente por oír
                                                                  la campana de la Vela
                                                                  desgarré mi jardín de Cartagena.

                                                                  Granada era una corza
                                                                  rosa por las veletas.

                                                                  Solamente por oír
                                                                  la campana de la Vela
                                                                  me abrasaba en tu cuerpo
                                                                  sin saber de quién era.
                                                                                        
                                                                                     Federico García Lorca

La Alhambra



Plano general del estuario del Odiel

Ya la tú

Ya viene la primavera.
¡Lo ha dicho la estrella!

La primavera sin mancha.
¡Lo ha dicho la agua!

Sin mancha y viva de gloria
¡Lo ha dicho la rosa!

De gloria, altura y pasión.
¡Lo ha dicho tu voz!
                                     
                           Juan Ramón Jiménez

Isla de Saltés



Vistas de Alcalá la Real y la Fortaleza de la Mota, desde el barrio de las Cruces.

Los Castillos de Jaén.
El antiguo reino de Jaén, situado en una estratégica posición en el centro de las vías naturales que comunican Andalucía, la Meseta y Levante, ofrece la mayor concentración de fortificaciones de Europa (e incluso del mundo, si exceptuamos la antigua Palestina). Muchos de esos castillos y murallas se construyeron durante los siglos XII y XIII, cuando los almorávides y sus sucesores, los almohades, imitaron las antiguas fronteras fortificadas del imperio romano en un desesperado e inútil intento por frenar el avance de los reinos cristianos del Norte. Sobre ese sistema de fortificaciones levantaron después los cristianos el suyo propio durante los dos siglos y medio de pervivencia de la frontera castellano-nazarí que dividía las tierras de Jaén.
Este libro es el resultado del estudio documental, histórico y arqueológico de esas defensas de Jaén que constituyen uno de los más valiosos conjuntos arquitectónicos de la Península.
                                                                                                           
                                                                                                   Juan Eslava Galán

Catedral de la Asunción de la Virgen



Casa de Ronda

                                                 El agua ensimismada
                                                 piensa o sueña?
                                                 El árbol que se inclina buscando sus raíces,
                                                 el horizonte,
                                                 ese fuego intocado,
                                                 ¿se piensan o se sueñan?
                                                 El mármol fue ave alguna vez;
                                                 el oro, llama;
                                                 el cristal, aire o lágrima.
                                                 ¿Lloran su perdido aliento?
                                                 ¿Acaso son memoria de sí mismos
                                                 y detenidos se contemplan ya para siempre?
                                                 Si tú te miras, ¿qué queda?

                                                                                      María Zambrano.

Teatro romano
y
Alcazaba


Azulejos

                                                                        Rima VII
                                                         Del salón en el ángulo oscuro,
                                                         de su dueña tal vez olvidada,
                                                         silenciosa y cubierta de polvo
                                                         veíase el arpa.

                                                         ¡Cuánta nota dormía en sus cuerdas
                                                         como el pájaro duerme en las ramas,
                                                         esperando la mano de nieve
                                                         que sabe arrancarlas!

                                                         ¡Ay! pensé; ¡cuántas veces el genio
                                                         así duerme en el fondo del alma,   
                                                         y una voz, como Lázaro, espera
                                                         que le diga: «¡Levántate y anda!».
                                                                                                   
                                                                                   Gustavo Adolfo Bécquer

Isleta de los patos, o Isleta de los pájaros y pabellón de Alfonso XII, en el parque de María Luisa.


Enlaces a otras entradas dedicadas al
Día de Andalucía 2016
Día de Andalucía 2015
Día de Andalucía 2014
Día de Andalucía 2013





jueves, 23 de febrero de 2017

Torre del Oro de Sevilla. Museo Naval.





La Torre del Oro, es una torre albarrana del siglo XIII, situada en la margen izquierda del río Guadalquivir. Defendía la entrada fluvial hacia el Puente de Barcas y, por tierra, el acceso al Arenal con su actividad industrial. Esta torre se unía a la Torre de la Plata a través de unos lienzos de muralla llamado "coracha" que a su vez lo hacían con el Alcázar.


Su nombre en árabe Borg al-Dsayeb hace referencia al brillo dorado que se reflejaba sobre el río. Durante las obras de restauración de 2005, se demostró que el brillo, atribuido hasta entonces a un revestimiento de azulejos, era debido a una mezcla de mortero cal y paja prensada. La torre está formada por tres cuerpos, los dos primeros son dodecagonales, construidos en 1221 por el gobernador almohade Abù-I-Ulà. El tercero es cilíndrico y rematado con cúpula de azulejos dorados construido en 1760 por el ingeniero militar Sebastián Van der Borcht. Fue declarada monumento histórico-artístico en 1931 y ha sido restaurada en varias ocasiones.



En la Edad Contemporánea fue restaurada en 1900, entre 1991 y 1992, en 1995 y en 2005. En su conservación ha sido importante la labor de la Armada. Se encuentra en buen estado de conservación y alberga el Museo Naval de Sevilla. Antes de ser museo, el monumento fue usado como capilla, prisión de nobles, almacén de pólvora, oficinas de la Capitanía de Puerto y Comandancia Naval.




El museo comprende dos plantas visitables y una terraza panorámica. En la primera planta el discurso de su exposición comienza mostrando la historia de la torre hasta el fin de la Carrera de Indias con el traslado de la casa de Contratación de Sevilla a Cádiz; en ella se destaca la copia del grabado de Johannes Janssonius de la Sevilla de 1617, donde observar claramente el recinto amurallado y la vista de la torre antes del añadido de 1760.


Mascarón de proa del yate "Giralda"

Vista de Sevilla, 1531-1611. Anónimo.
Óleo sobre lienzo, copia de J.G.Godoy,1934.
El original atribuido a Sánchez Coello; se encuentra en el Museo de América de Madrid


Vistas desde la Torre del Oro: de la Catedral y la Giralda,

 del Puente de Isabel II, conocido popularmente como Puente de Triana,
 la Torre Sevilla y la Torre Triana ( redonda)


En esta misma planta se puede contemplar una de las piezas principales del museo: el modelo del "Real Fernando", primer barco de vapor construido en España, que realizaba el trayecto de Sevilla-Sanlúcar y que llevó a su exilio al general Espartero en 1843. En la segunda planta nos encontraremos con una exposición enfocada a diversos periodos de la Armada española, en la que encontrar mapas, cartas e instrumentos náuticos, así como la vuelta al mundo de Magallanes. Desde la terraza panorámica se pueden contemplar maravillosas vistas de Sevilla y del río Guadalquivir.


Modelo del vapor de ruedas Real Fernando (1817)
Primer buque correo de este tipo, construido en España para la "Compañía del Guadalquivir" (Sevilla).
La máquina, inventada por M.Watt, es una reproducción exacta de la original.



Óleo del buque de vapor "Sevilla" de la Compañía del Guadalquivir. Está enmarcado dentro de un trampantojo con forma de luneto. El buque de vapor de rueda está visto desde estribor, con una larga chimenea de la que sale un largo penacho de humo. El gallardete de la compañía está en el palo de proa y lleva izada la bandera de España en el mástil de popa. Se observan numerosas personas en el castillo de proa y en la toldilla.



Tras la jacaranda

Reflejada en el espejo