lunes, 27 de mayo de 2013

Museo Provincial de Huelva



Estos marcapáginas fueron editados por el Museo Provincial de Huelva,
 dedicados a la pieza del mes.



Molde de joyería de la Isla de Saltés.
La Isla de Saltés es una pequeña isla fluvial localizada en la ría de Huelva, además de su valor ecológico por situarse en una zona de marismas y anidamiento de aves, destaca por su valor arqueológico para la zona. En la actualidad pertenece al paraje natural de Marismas del Odiel.





Vaso-altar de la Necrópolis de la Joya (Huelva).
La pieza concentra en su forma y en su función gran parte de la simbología sagrada de los ritos y las creencias que los fenicios transportaron hasta Tartessos. Su silueta imita con bastante fidelidad la flor de loto, un elemento vegetal asociado entre los cananeos al culto de la diosa Astarté y que llegó hasta occidente a través de la diáspora colonial fenicia. Se utilizó en recipientes rituales tanto en los templos como en los cementerios.







 Virgen de las Angustias
 Obra del imaginero ayamontino Antonio León Ortega, realizada en los años cincuenta del siglo pasado.


El Milagro de la Mula
(Anónimo sevillano)

Cancel paleocristiano de Almonte
Este Cancel paleocristiano está realizado sobre un fragmento de inscripción romana del siglo I d.C., que se conserva en su reverso.
Procede del "Camino de los Cabezuelos", en Almonte, (Huelva).




El ara conmemorativa de la Plaza de las Monjas
Altar monolítico construído en una sola pieza de mármol blanco, data del Siglo II d.C.





Retrato de Don Nicolás Tap y Núñez
 Realizado por el pintor y académico valenciano Vicente Velazquez Querol.
 En el cuadro se representa a un curioso personaje, antaño contrabandista, que jugó un importante papel
durante el alzamiento contra la ocupación francesa en la capital hispalense.



Inscripción conmemorativa de "Los Pajaritos"(Huelva)



Llanto por la muerte de Ignacio Sanchez Mejías. 
Esta obra realizada en 1934 pertenece a la etapa surrealista de José Caballero, a la que llegó de la mano del grupo de Rafael Alberti, Federico García Lorca y Pablo Neruda.

Las armas de la Ría de Huelva.
Mas de cuatrocientas piezas fueron descubiertas en el fondo de la ría del Odiel, en uno de los hallazgos más espectaculares de la metalurgia atlántica del Bronce Final.



jueves, 23 de mayo de 2013

Ediciones Salamandra




EL LADRÓN DE TIEMPO
John Boyne

Corre el año 1758 cuando el joven Matthieu Zéla abandona París acompañado por su hermano menor, Tomas, y por Dominique Sauvet, la única mujer a quien amará de verdad. Además de haber sido testigo de un brutal asesinato, aunque aún no lo sabe, Matthieu lleva consigo otro terrible secreto, una característica insólita y perturbadora: su cuerpo dejará de envejecer. Así, su prolongada existencia nos llevará desde la Revolución francesa hasta el Hollywood de los años veinte, de la Gran Exposición Universal de 1851 a la crisis del 29, y cuando el siglo XX llegue a su fin, la mente de Matthieu albergará un cúmulo de experiencias que harán de él un hombre sabio, aunque no necesariamente más feliz.



LA GAVIOTA
Sándor Márai
Alto funcionario ministerial, culto, solitario y seguro de sí mismo, el hombre acaba de dictar una orden de enorme trascendencia, una decisión que en cuestión de horas afectará inexorablemente a millones de personas. Sin embargo, su aparentemente inmutable serenidad se resquebraja con la inesperada aparición de Aino Laine, una hermosa joven finlandesa de nombre poético y que tiene un parecido asombroso con la única mujer que el hombre amó, fallecida años atrás.

Entonces, contra lo que aconsejan la prudencia profesional y el decoro, éste invita a la joven desconocida a acompañarlo esa misma noche a la ópera. Da comienzo así entre ambos un diálogo íntimo y profundo, un juego de seducción no exento de riesgos, donde la pasión, la nostalgia y la fuerza destructora del destino obran una perturbadora transformación en el sólido equilibrio burgués de un hombre sensato y honorable.



El día que la Virgen llegó a la luna
Rolf Beauerdick
En noviembre de 1957, la batalla por la conquista espacial está en pleno apogeo. Mientras el bloque soviético celebra el triunfal paseo de la perrita Laika a bordo del Sputnik 2, en Baia Luna, una pequeña aldea en el corazón de los Cárpatos, la apacible vida de los lugareños se ve perturbada por una secuencia de inquietantes acontecimientos. La maestra del pueblo, la arisca Angela Barbulescu, desaparece misteriosamente de su casa en plena noche. Casi al mismo tiempo, el párroco es encontrado muerto en su casa junto a su ama de llaves. Y poco después, también desaparece la estatua de la Virgen de la iglesia de Baia Luna, cuya llama perpetua se había apagado, inexplicablemente, unos días antes. Para el jovencísimo Pavel Botev, nieto del tabernero del pueblo y alumno de Angela, existe una relación indudable entre todos estos sucesos y está dispuesto a llegar a donde haga falta para desentrañar el misterio. Así, Pavel se encuentra proyectado a un escenario de turbias intrigas, fiestas desenfrenadas y fotos escabrosas; una maraña de corrupción que empieza en la Segunda Guerra Mundial, se extiende a los años de la guerra fría y no se resuelve hasta la muerte del dictador Ceaucescu en 1989.



NIEVE EN OTOÑO
Irène Nèmirovsky
La anciana Tatiana Ivanovna ha dedicado toda su vida a servir a sus señores, los Karin, a quienes ha visto nacer y crecer en la mansión de Sujarevo, en las inmediaciones de Moscú. Cuando la familia se ve obligada a huir por la Revolución de Octubre, la fiel criada termina por reunirse con ellos en París, donde, a pesar de que los Karin han perdido su posición social y su fortuna, continúa a su servicio en el modesto apartamento en que residen. Supervivientes de un mundo perdido, los Karin y su sirvienta necesitarán olvidar para salir adelante, pero la vieja Tatiana nunca deja de soñar con su tierra natal, ni de sufrir para adaptarse a la vida en un lugar donde las primeras nieves no llegan hasta pasado el otoño.



lunes, 20 de mayo de 2013

Recetas de cocina Extremeña






Zorongollo

Ingredientes (4personas):
6 Pimientos rojos de asar
1 Cebolla
Aceite de Oliva
Vinagre
Ajo
Sal

 Elaboración:
 Se asan los pimientos y los ajos.
 Una vez asados, se colocan en un recipiente y se tapan hasta que se enfríen.
 A continuación, se pelan y cortan los pimientos en tiras, agregar el ajo laminado y la cebolla cortada en      juliana. 
Finalmente se aliña todo con aceite de oliva, vinagre y sal.

Este plato es típico en las comarcas del Valle del Ambroz y de la Vera.
Existen variantes en esta receta. A veces, se añaden tomates asados que se majan junto con el ajo, en un mortero y el jugo se agrega sobre las tiras de pimientos.





Migas 

Ingredientes (4 personas):
500 grs. aprox. de pan asentado (de unos dos días)
8cucharadas aprox. de aceite de oliva
1 cucharadita de "Pimentón de la Vera"
Ajos (una cabeza aprox)
1 taza y media de agua
200 grs.de panceta y tocino de jamón
2 pimientos choriceros
Sal.
Elaboración:
El día antes de elaborar las migas se trocea el pan asentado en daditos y se humedece con un poco de agua y sal, cubriéndolas con un paño y dejándolas reposar hasta el día siguiente.
Se fríe la panceta y el tocino de jamón con un poco de aceite de oliva.
Seguidamente en el mismo aceite y añadiendo más, se agregan los diente de ajo laminados y cuando estén dorados, se añaden los pimientos secos, el pimentón y el agua, cuando llega a ebullición el caldo se van añadiendo las migas y removemos hasta que estén bien doradas.
Otra opción es ir añadiendo el agua poco a poco sobre las migas mientras se hacen.

Las migas han sido, tradicionalmente, la comida de los pastores durante la trashumancia, pues aprovechaban el pan que se endurecía rápidamente, ablandándolo y convirtiéndolo en un nutritivo plato, muy calórico, con el que hacer frente al duro invierno. Se pueden comer solas, añadiendo un huevo frío o acompañadas con vino ó café




 Prueba de cerdo

Ingredientes (4 personas):
1kg. de carne magra de cerdo
3 Pimientos secos
"Pimentón de la Vera"
Aceite de oliva
3 ó 4 dientes de ajo
Sal
Vino blanco "Ribera del Guadiana"

Elaboración:
Se corta la carne en daditos. Se machan, en un mortero, los ajos, los pimientos troceados y la sal.
El machado se añade sobre la carne que previamente hemos salteado en aceite de oliva.
A continuación añadir el pimentón. Todo se deja macerar unas horas.
Pasado el tiempo necesario, se cuece todo el guiso con un poquito de agua y si se desea, se agrega vino, en el último hervor




Tencas fritas

Ingredientes (4personas)
1Kg. de tencas
Aceite de oliva
1Cebolla mediana
1Vaso de vino blanco "Ribera del Guadiana"
"Pimentón de la Vera"
Unos dientes de ajo
Perejil
Sal
Elaboración:
Una vez limpias las tencas se fríen muy bien en aceite de oliva y se pasan a una cazuela.
En el mismo aceite se dora la cebolla picada, la harina y un poquito de pimentón dulce.
Este sofrito lo agregamos sobre las tencas.
Por otra parte, en un mortero se machan los dientes de ajo y una ramita de perejil que se agregan sobre las tencas.
Finalmente cocer todo durante unos minutos hasta que estén al punto.




domingo, 19 de mayo de 2013

Editorial La Serranía III





En la Sierra Morena sevillana, tras la siempre presente extensión de magníficas dehesas, el Parque Natural Sierra Norte de Sevilla, con sus más de 177.000 hectáreas, esconde rincones de insospechada variedad: bosques en galería, paisajes kársticos, cimas que se asoman a horizontes alomados, arroyos de agua cristalina, intrincados caminos cubiertos de vegetación, bosques de robles, saltos de agua…
Sólo es cuestión de adentrarse un poco, profundizar más allá de lo normalmente conocido en este enclave de Sierra Morena. Y esa es la intención de esta guía: llevar al lector a descubrir la diversidad que la naturaleza presenta por estos lugares y ayudar a conocer los muchos valores que se esconden a cada paso. Quizás la imagen que teníamos de este territorio cambie tras realizar algunas de las 50 rutas que se proponen, en las que tampoco van a faltar las figuras más conocidas y pintorescas.
Sus numerosos pueblos cargados de siglos de historia, sus gentes, su gastronomía, fiestas y tradiciones están preparados para sorprender. Igualmente, una variada fauna y una rica flora esperan, a través de caminos llenos de encanto y paz, y dentro del más absoluto respeto, vuestra visita.



Tras varias décadas entregados al conocimiento de las principales sierras andaluzas, los autores nos ofrecen una completa guía montañera que nos permitirá descubrir algunos de los enclaves más espectaculares, y a veces desconocidos, de su geografía. Reúne paseos muy relajantes y sencillos, itinerarios de una duración media y grandes recorridos de cierta dureza a las más destacadas cumbres de Andalucía.
En esta obra, que no es sólo una guía para montañeros y senderistas, aparecen 70 itinerarios a pie, trepando o esquiando por las sierras andaluzas. Muchos de ellos son aptos para los que se inician, pero otros exigen cierta experiencia o ser guiados por montañeros veteranos. Igualmente, se recomienda en ciertas ocasiones su recorrido en pleno invierno, cuando la satisfacción puede ser mucho mayor.




Tanto quien pretende iniciarse en la montaña como quien la conoce tiene aquí una base para hacerlo con buen pie. Este libro es pieza fundamental en la biblioteca de cualquier aficionado al senderismo, ya que se trata de un deporte que puede ser muy arriesgado si lo practicamos sin tenerle el debido respeto a la montaña. Se pretende que con la lectura de este manual se adquieran los conocimientos básicos necesarios para practicarlo con seguridad. Sólo así se puede disfrutar de la naturaleza.
Esta publicación es el complemento perfecto a cualquier libro de rutas o guía de montaña que nos invite a conocer los ricos entornos naturales que nos rodean. Se intenta que los problemas que nos podamos encontrar en la sierra los llevemos resueltos desde casa. La montaña es un escenario donde vivir experiencias muy placenteras en comunión con la naturaleza, pero a su vez puede convertirse en un entorno hostil que nos plantee serias amenazas. En este libro se sientan las bases de comportamiento antes, durante y después de cada salida montañera, con el fin de correr en el monte el menor peligro posible. A los montañeros con experiencia también les servirá de gran ayuda. Nadie debe creerse experto en la montaña; siempre estamos aprendiendo.



viernes, 17 de mayo de 2013

Editorial La Serranía II





Sierra Mágina constituye para los habitantes del sur de la provincia de Jaén un hito y un referente en sus vidas, incluso para quienes jamás hollaron sus parajes. La forma de vida de sus gentes está íntimamente ligada a un proceso evolutivo cuyo principal protagonista es el perfil que la naturaleza, la intervención humana y el paso de los siglos han creado bajo las cimas de Mágina. Las características que han forjado y destacan en cada una de las personas de estas tierras, son propias y exclusivas, gracias a la existencia, siempre como telón de fondo, de los picos, barrancos y bosques que conforman la sierra. Visitarla y transitarla es compartir con la naturaleza una experiencia vital que nos devuelve a la armonía perfecta.
Ésta es una montaña que se adapta a nuestra capacidad limitada de humanos; “una montaña a escala humana”, como alguien la definió. Los únicos impedimentos para acceder a una cumbre o a un paraje determinado son nuestros propios límites. Para la mayoría, Sierra Mágina representa un paraíso generosamente accesible. Al contrario que en otras zonas naturales de la península, aquí se pueden descubrir tesoros ecológicos sin demasiado esfuerzo.


La Costa del Sol Occidental se ha convertido en una especie de macrociudad, prácticamente sin solución de continuidad desde la ciudad de Málaga hasta Algeciras. Entre otras circunstancias, esto es debido a la existencia de un cordón montañoso paralelo al litoral como son las sierras Bermeja, Blanca, Alpujata y de Mijas, que obliga a la concentración urbanística a aproximarse a la costa.
A modo de gran pulmón natural, la Sierra de Mijas nos ofrece la enorme riqueza de su flora, fauna, y paisajes, todo a una relativa corta distancia de la ciudad. Las características geológicas de su formación, con desniveles de más de 1000 m, y un cierto aislamiento de otros núcleos montañosos, nos permiten vislumbrar desde sus cumbres, auténticos balcones naturales, inigualables panorámicas que en días claros nos permiten divisar incluso la costa africana.
En esta guía les ofrecemos la oportunidad de escapar de la ajetreada vida cotidiana y disfrutar de su tiempo libre realizando una actividad tan saludable como el senderismo o el ciclismo. En ella recogemos gran parte de la amplia red de senderos señalizados, y también algunos ancestrales caminos, no señalizados, que van desdibujándose por el escaso uso.
Asimismo, en nuestro deseo de satisfacer a nuestros lectores, les ofrecemos diferentes rutas para realizar en bicicleta, en las que se incluyen las ascensiones más emblemáticas que en esta sierra podemos realizar.


Este enclave natural de la Serranía de Ronda encierra multitud de tesoros. Es uno de los tres lugares del mundo donde pueden verse bosques de pinsapos en estado natural. Alberga las principales cuevas y simas de Andalucía, con sima GESM, sima del Aire y sima Prestá a la cabeza. Es, además, uno de los mejores enclaves de Andalucía para practicar senderismo.

Sierra de las Nieves. Guía del excursionista
Nos encontramos ante la más completa guía sobre la Sierra de las Nieves, uno de los espacios más importantes de Andalucía. Su riqueza paisajística, vegetal y humana no ha pasado desapercibida ante ciertas instituciones. Por ello, en 1989 fue declarada Parque Natural y en 1995 Reserva Mundial de la Biosfera.
En esta guía encontrarás 38 rutas a pie y en bicicleta por los más singulares y recónditos paisajes de este excepcional espacio natural.
Como complemento informativo, te ofrecemos más de 300 fotografías a todo color y más de 100 planos, esquemas o altimetrías, para que tu visita por la Sierra de las Nieves sea una experiencia inolvidable.
En esta guía ofrecemos un completo y ameno estudio sobre la sierra, sus ríos, montañas, cuevas y simas, bosques y especies animales y vegetales. También hemos de destacar un amplio capítulo dedicado a la etnografía, los usos y costumbres, las leyendas, los personajes que vivieron e hicieron la Sierra… Y no podían faltar los datos de interés que nos ayudarán a conocer mejor este enclave natural.


jueves, 16 de mayo de 2013

Editorial La Serranía ( I )





El Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche es uno de los espacios protegidos de mayor extensión de la región andaluza. Ocupa la parte más occidental de Sierra Morena, actuando su superficie como un corredor biológico de capital trascendencia.
Su paisaje no destaca por la espectacularidad del relieve, ni su cubierta vegetal se significa por la ausencia de intervención antrópica. Al contrario. Se trata, más bien, de un conjunto montañoso que se caracteriza por pendientes generalmente suaves que conforman unas sierras poco elevadas. La vegetación, asimismo, aunque gracias a la alta pluviosidad se extiende prácticamente por todo su territorio, da muestras de un grado de manejo humano considerable. Sin embargo, todo ello contribuye a constituir una armónica simbiosis de hombre y biosfera poco común en nuestro país, rica al mismo tiempo en valores naturales y culturales. Se podría decir, en suma, que estamos ante el bosque habitado.
En este sentido, entre los principales elementos caracterizadores de dicha simbiosis se podrían enumerar los castañares, cultivo arbóreo de gran valor paisajístico y económico, las dehesas, la más racional forma explotación de medio natural en la Península, y la bien conservada arquitectura de sus bellísimos pueblos, que, milagrosamente, ha llegado hasta nuestros días.
La red de caminos, señalizados o no, de este Parque es muy notable. Sin embargo, este patrimonio en forma de senderos y veredas del que tenemos la suerte de disponer se encuentra infrautilizado por los numerosos visitantes de este espacio protegido, que acuden principalmente desde los grandes núcleos de población, como es el caso de Sevilla. Dar a conocer ese patrimonio y sacarlo a la luz es la finalidad de este guía excursionista. Pero, sobre todo, que seamos capaces de admirarlo sin menoscabar su gran belleza.



El Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas constituye el mayor espacio protegido de la Península Ibérica. Su extensión, más de 214.000 ha, le hace ocupar una superficie equivalente a la de toda la provincia de Vizcaya, convirtiéndole en uno de los mayores territorios destinados a la conservación del continente europeo.

Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas. Guía del excursionista
Pero no solamente por la enorme extensión protegida bajo esta figura es importante el territorio del que es objeto este libro. Lo es también por sus grandes valores naturales. Aquí se encuentra la mayor mancha forestal de España. Es el segundo lugar de nuestro país, tras Sierra Nevada, en riqueza de flora endémica. Constituye uno de los enclaves faunísticos más importantes de Europa. Por otra parte, es un significativo nudo hidrográfico, cuna del río Segura y de la principal arteria fluvial de Andalucía, el Guadalquivir.
El paisaje que el viajero puede contemplar es una admirable síntesis de los mejores valores de las montañas andaluzas: enérgicos picos, profundos cañones, solitarias y amplias altiplanicies, pequeñas aldeas perdidas en recónditos parajes, en donde el tiempo parece detenido…
A pesar de la fama de este espacio protegido, muchas áreas de su interior permanecen casi inéditas. Con las 50 propuestas para caminar por estas sierras que figuran en la presente guía, su autor pretende que ese desconocimiento se torne en admiración y respeto por un paisaje del que todos los andaluces hemos de sentirnos orgullosos.



El Valle del Guadiaro es uno de esos parajes andaluces que aún permanecen vírgenes para el turista que los visita. Lejos de las aglomeraciones que caracterizan a otros espacios naturales, estas sierras suponen para el caminante un paraíso en el que el canto de los pájaros y el sonido del viento entre los árboles no son perturbados por la acción del hombre.
Una enorme diversidad climática y geológica permite que se desarrolle una amplia gama de formaciones vegetales que van desde los matorrales de alta montaña hasta los bosques de laurisilva, pasando por importantes masas de alcornoques, encinas, quejigos e incluso castaños. Estos ecosistemas a su vez albergan una de las mejores representaciones faunísticas de Europa en la que sobresalen las poblaciones de buitre leonado, cabra montesa y murciélagos. Todo ello ha propiciado que gran parte de su territorio quede incluido dentro de los parques naturales Sierra de Grazalema y Los Alcornocales.
Pero no todo es naturaleza. Su emplazamiento en una importante vía de comunicación ha significado que estas tierras hayan vivido una intensa historia desde hace 200.000 años. Iberos, fenicios, romanos, visigodos, árabes y castellanos han dejado su huella en un impresionante patrimonio en el que destaca la Cueva de la Pileta. Fruto de ese devenir histórico son los cuatro pueblos que componen el valle, poblaciones de blanca cal y trazado árabe que atesoran tradiciones únicas y una rica gastronomía en la que resaltan las chacinas.
Las veinte rutas que aparecen en este libro pretenden que el amante de la naturaleza y todo aquel que recorra estos privilegiados paisajes pueda disfrutar de la riqueza natural y patrimonial que guarda esta zona de Málaga.



lunes, 13 de mayo de 2013

Zurbarán en el Convento de Santa Clara de Sevilla



 Está teniendo lugar en el antiguo convento de Santa Clara de Sevilla,
 la exposición "Santas de Zurbarán"


Se compone de diecisiete cuadros del pintor fuentecanteño; (siete de ellos se encuentran habitualmente en el Museo de Bellas Artes de la capital hispalense), y una muestra de trajes inspirados en ellos, realizados por modistos españoles.

Aquí vemos a Santa Úrsula y el traje creado por Devota y Lomba


Puerta de salida al patio




Santa Catalina




y la creación de Ángel Schlesser




Zócalos de azulejos


Santa Matilde









Santa Casilda cedido por el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid



                                                                   
Cristóbal Balenciaga triunfó en París en 1961 con una colección de trajes inspirados en las Santas, este en concreto, en Santa Casilda


Pertenece al Museo Cristóbal Balenciaga de Guetaria.


Este también forma parte de la exposición y es obra de Elio Berhanyer






El cuadro de Santa Marina cedido por el Museo Thyssen de Málaga.
Roberto Torreta ha sido el encargado del diseño inspirado en la Santa.




A la izquierda Santa Margarita de Alejandría, que se expone en la Galeria Nacional de Londres.
A la derecha, la modelo luce una creación de Francis Montesinos.




       





Santa Isabel de Portugal


Puerta de entrada al refectorio




 En Santa Isabel de Hungría, se han inspirado los modistos sevillanos Victorio y Luccino para realizar su obra.






Refectorio



Escalera que conduce al púlpito



En esta fotografía del diario El País vemos los diecinueve trajes expuestos, dos más que cuadros. En la fila de arriba el tercero y cuarto empezando por la derecha, son modelos inspirados en dos Ángeles turiferarios