sábado, 31 de mayo de 2014

Fernando III El Santo



Ayer Sevilla celebró la fiesta de su patrón San Fernando,
fallecido el día 30 de Mayo del año 1252



 El marcapáginas plasma el epitafio que su hijo Alfonso X el Sabio le dedicó.
Está escrito en hebreo, árabe, latín y castellano antiguo en la parte baja de la urna del Santo en la Capilla Real de la Catedral.



Sepulcro de Alfonso X El Sabio




Todos los años en ese día se descubre la urna donde se encuentra el cuerpo incorrupto del Rey Santo, a los pies de la patrona de Sevilla la Virgen de los Reyes, para ser venerado por los fieles.


La misa oficiada por el arzobispo de Sevilla y con la asistencia de las autoridades se celebró en el altar del Monumento al Santísimo, donde se encuentra ocasionalmente la imagen de la Esperanza Macarena por celebrarse el cincuenta aniversario de la coronación pontificia.



viernes, 30 de mayo de 2014

Feria del Libro de Toledo



Instalada en la plaza de Zocodover








El editor toledano Antonio Pareja, junto a su hijo Antonio.







Este trabajo esboza, apenas unos meses antes de que se produjera la conmemoración institucional del cuarto centenario de la muerte en Toledo de Domenikos Theotokopoulos, una aproximación al pintor desde un punto de vista cinematográfico.
La relativa escasez de estudios sobre cine e historia del arte en la mayoría de las ocasiones, meras enumeraciones de películas basadas en la vida de artistas, sin mayor afán de profundizar en este binomio salvo escasas excepciones nos ha permitido elaborar esta dimensión cinematográfica de Domenikos Theotokopoulos con entera libertad, a veces condicionada por las dificultades que entraña el reconstruir una filmografía con algunos ejemplos de más de setenta años de antigüedad.








Artistas, eruditos y curiosos han venido a nuestra Comunidad Autónoma desde hace más de un siglo, interesados por sus ciudades y pueblos, por la singularidad de los tejidos urbanos, por los rincones señeros, conventos, iglesias y catedrales: Toledo, Sigüenza, Cuenca… que ocupan un lugar propio en el panorama artístico español y europeo. También recorrieron Castilla-La Mancha seducidos por sus paisajes, de acusadas reminiscencias literarias e históricas. Y hubo pintores: Beruete, Sorolla, Palencia, Enrique Vera, Úbeda, que los recrearon y dignificaron al amparo de El Greco. Muchos de estos viajeros se afanaron también por conocer y sentir los lugares por donde el cretense vivió y transitó en Toledo, a la búsqueda de sus fuentes de inspiración, de la mentalidad e idiosincrasia de sus clientes y amigos, de sus obras señeras; obras que, desde la rehabilitación del pintor, se han convertido en una imagen de marca de la ciudad y de Castilla-La Mancha entera. Rehabilitación en la que jugaron un papel sustancial toledanos ilustres: Francisco de Borja San Román, Angel Vegue, Ramón Urabayen o Antonio Sierra. Y la aparición de nuevas obras de El Greco en las primeras décadas del siglo XX, en Almadrones, Cuerva, Daimiel, Huete, Las Pedroñeras, Malagón o Sigüenza, que se unieron a las ya conocidas de Illescas y Orgaz, reveló que la procedencia geográfica de los clientes del candiota era más amplia de lo que se pensaba tradicionalmente, alcanzaba a todas las provincias que hoy forman Castilla-La Mancha; cuadros de devoción en su mayoría, de expresión apasionada y tratamiento plástico libre, que demuestran que el fuego griego se extendió por los campos de greda y almagra, poblaciones de romántica silueta y llanuras esmeraldas, mesetas y serranías, las tierras de Castilla-La Mancha a las que también alcanzó su memoria.





El griego de Toledo es el catálogo que acompaña a la exposición que está teniendo lugar en el Museo de Santa Cruz de Toledo (desde el 14 de marzo al 14 de junio de 2014) para conmemorar el cuatrocientos aniversario de la muerte del Greco. Además de las obras en la exposición, este catálogo incluye una comprensiva selección de obras maestras del artista que nos permitirán un mayor conocimiento y entendimiento de su trabajo. Con ensayos escritos por Fernando Marías, Nicos Hadjinicolau, Richard L. Kagan y Joaquín Bérchez.


En este libro podemos descubrir un rico patrimonio vegetal que, en gran parte de los casos, había pasado desapercibido. En este libro se recogen más de 110 ejemplares, o grupos de plantas que por antigüedad, dimensiones, rareza, contexto socioecológico, relación con personajes y épocas u otros factores han derivado en plantas singulares. Acompañando a sus textos se publican 250 fotografías e ilustraciones inéditas.



lunes, 26 de mayo de 2014

Toledo. Museo del Ejército (I)



Está situado en El Alcázar de Toledo









Marlota de Boabdil




Espada jineta de Boabdil El Chico






Marcapáginas magnético



Patio central rodeado por dos galerías y presidido por la figura del emperador Carlos V








Armadura japonesa 


Albarda perteneciente a la colección del Duque del Infantado.



martes, 20 de mayo de 2014

El Griego de Toledo



Es el título de la exposición que está teniendo lugar en la ciudad de Toledo, con motivo del IV centenario de la muerte de El Greco.



 El Museo de Santa Cruz es la sede, junto a los llamados Espacios Greco, que se encuentran en  la Sacristía de la Catedral de Toledo, la Capilla de San José, el Convento de Santo Domingo el Antiguo, La Iglesia de Santo Tomé y el Hospital Tavera. Hay otro espacio fuera de la ciudad, en Illescas, a 35 km. de Toledo, donde también se pueden contemplar cuadros del pintor. Estos seis lugares exhiben las obras de El Greco en el mismo emplazamiento para la que las ideó y en el que las pintó.




El edificio es del siglo XVI y en su origen fue hospital.














Enlace a la procedencia de la imagen






Dúo









Enlace a la procedencia de la imagen







Enlace a la procedencia de la imagen



Azulejos portugueses situados en la galería superior.




Marcapáginas magnético

Enlace a la procedencia de la imagen








Enlace a la procedencia de la imagen



Angélico Greco es la culminación de un trabajo de tres años, «un camino en el que, buscando al griego, me encontré al toledano, que me mostró un Toledo oscuro y decadente y, a la vez, la luz cálida en forma de rayo de sol que se abre paso entre nubarrones oscuros». Son palabras del musicólogo toledano y director de orquesta, Javier Ulises Illán, que acaba de publicar Angélico Greco