lunes, 30 de mayo de 2016

Bartolomé Esteban Murillo



Marcapáginas magnético.


Anverso y reverso

Detalle de Santa Justa y Rufina 1665 - 66. ( La representada en el anverso, es Santa Justa ).

Óleo sobre lienzo 200 x 176 cm.

Museo de Bellas Artes de Sevilla.


Justa y Rufina fueron dos hermanas, nacidas en Sevilla bajo el dominio romano; Justa en 268 y Rufina en 270, de modesta familia de cristianos clandestinos dedicados al oficio de la alfarería. En estos tiempos, las hermanas dedicaban su tiempo a ayudar al prójimo y al conocimiento del Evangelio. 
Era costumbre celebrar una vez al año una fiesta en honor a Venus en la que se rememoraba el fallecimiento del admirado Adonis. Se recorrían las calles de la ciudad pidiendo limosnas para la fiesta. En cierta ocasión, los seguidores de Venus llegaron a casa de Justa y Rufina solicitando el dinero correspondiente, pero las hermanas se negaron a pagarlo por ser el fin de éste contrario a su fe, y no sólo esto sino que decidieron hacer añicos la figura de la diosa entre ambas, provocando de esta manera el enfado general de las devotas que se lanzaron hacia ellas.
El prefecto de Sevilla, Diogeniano, mandó encarcelarlas, animándolas a abandonar sus creencias cristianas si no querían ser víctimas del martirio.2 Las santas se negaron a pesar de las amenazas. Sufrieron el tormento del potro para a continuación ser torturadas con garfios de hierro. Diogeniano esperaba que el trato que se le daba sería suficiente para que renunciaran a su fe, ellas aguantaron todo. Viendo que no surtió efecto el castigo las encerró en una tenebrosa cárcel donde sufrirían las penalidades del hambre y la sed.
Estoicamente sobrevivieron a su condena, por lo que fueron castigadas de nuevo, esta vez debían caminar descalzas hasta llegar a Sierra Morena. Tuvieron la suficiente fuerza para conseguir el objetivo. Viendo que nada las vencía mandó encarcelarlas hasta morir, la primera en fallecer fue Santa Justa, su cuerpo lo tiraron a un pozo, recuperado poco tiempo después por el obispo Sabino.
Una vez que hubo acabado con la vida de Justa, Diogeniano creyó que Rufina sucumbiría a sus deseos con más facilidad, pero no lo consiguió, y decidió acabar con su vida de la forma más lúgubre en aquellos tiempos, la llevó al anfiteatro y la dejó a expensas de un león para que la destrozase. La bestia se acercó y lo más que hizo fue mover la cola y lamer sus vestiduras como haría un animal de compañía. El Prefecto no aguantó más, la mandó degollar y quemar su cuerpo. Nuevamente tras este hecho el obispo Sabino recogió los restos y la enterró junto a su hermana en el año 287.
Por tan cristiana acción, fueron canonizadas. Se les nombró Patronas de Sevilla, y de los gremios de alfareros y cacharreros. También son veneradas como patronas de otras localidades, por ejemplo Orihuela, donde la leyenda cuenta que las santas se aparecieron en forma de dos luceros sobre la sierra de Orihuela tras la conquista cristiana sobre los musulmanes. También son patronas de Payo de Ojeda en Palencia, de la ciudad conquense de Huete y de Maluenda, en la provincia de Zaragoza.

Fuente: Wikipedia



sábado, 28 de mayo de 2016

Luz Arte-Sana (Almagro)



En Almagro, se encuentra esta tienda de artesanía, de donde proceden los marcapáginas que expongo.
    
Están realizados por la propia artesana.








Otras entradas dedicadas a Almagro.

El Corral de Comedias

Museo Nacional del Teatro




domingo, 22 de mayo de 2016

Memorias de un marcapáginas


En la pasada edición de la feria del Libro de Sevilla, encontré este divertido libro infantil.


Si quieres conocer mis aventuras, no esperes más, me llamo Marc, soy un marcapáginas y me gustaría contarte algunas de mis vivencias dentro de los libros en los que he señalado las páginas. Yo soy un tipo muy delgadito y no tengo superpoderes, pero, utilizando un poco de ingenio, ayudo a los personajes de los libros que necesitan salir de algún apuro.

                                                                                       Enlace a la procedencia del texto e imagen.

                                                                            

cuyo autor Fran Nuño, firmó ejemplares ese día.



Aquí se encuentra, personalizando el marcapáginas que obsequiaba.





jueves, 19 de mayo de 2016

miércoles, 18 de mayo de 2016

Luisa de Cervantes



El autor narrador de este libro recibe el encargo de escribir un texto con ocasión del IV centenario de la muerte de Cervantes y se topa con la misteriosa figura de la hermana del ilustre y genial escritor. Luisa de Cervantes Saavedra (1546-1622) con apenas diecinueve años entró, de la mano de Rodrigo, su padre, y de Miguel, su hermano, en el Convento de las Carmelitas Descalzas de Alcalá de Henares, fundado hacía poco por la granadina María de Jesús Yepes. ¿Qué razones la llevaron a ingresar? ¿Cuáles eran sus sentimientos? ¿Cómo pensaba? ¿Era una adelantada a su tiempo, como lo fue Teresa de Jesús, a quien conoció y trató? Y, sobre todo, ¿tuvo algo que ver en la obra cumbre de la literatura española, El Quijote?


Anverso y reverso

«Cuando Miguel estaba en la Cárcel Real de Sevilla, Luisa comenzó a especular con una idea disparatada, llevada únicamente por el amor a su hermano y las ansias que tenía de que este triunfara en las letras…

Reverso horizontal



Texto: Internet.


domingo, 15 de mayo de 2016

Parker Doufold





Las Parker Duofold son un clásico de la firma. El primer modelo Duofold se creó en 1921 por petición expresa de Lewis M. Tebbel, un comercial de la firma que quería ofrecer a sus clientes una estilográfica con cuerpo en ebonita de color naranja y negro con un sistema de carga por pulsación y plumín rígido. En pocos meses Parker había vendido más de 15.000 unidades a pesar de su elevado precio para la época. Desde su génesis en aquellos lejanos años 20, la colección Duofold ha ido ofreciendo numerosas variantes adaptándose a las diferentes tendencias de cada época. Las Parker Duofold son sin duda un símbolo emblemático de la firma y un ejemplo de calidad artesanal, fiabilidad y refinamiento en sus materiales.



Texto: Wikipedia



miércoles, 11 de mayo de 2016

Brillan en la oscuridad



 Corresponden a una serie titulada: Curiosos marcapáginas  

 Anverso y reverso


 Anverso y reverso

y
 brillan en la oscuridad.





domingo, 8 de mayo de 2016

Ermita del Cristo de la Luz (Toledo)


La ermita o iglesia del Cristo de la Luz, anteriormente mezquita de Bab al-Mardu, es un edificio de la ciudad de Toledo, en el barrio de San Nicolás.
De las diez mezquitas que llegó a tener la ciudad, es la mejor conservada. En época musulmana era un pequeño oratorio ligado a una puerta de acceso a la ciudad para uso de los recién llegados a Toledo o para la preparación a la salida. Fue construida en el año 999, la época de esplendor del Califato de Córdoba, tal y como reza la franja epigráfica de su fachada de acceso.

 Marcapáginas magnéticos

Anverso y reverso


Distintos elementos, principalmente un ábside, se añadideron en el siglo XII, tras la conquista cristiana de la ciudad, cuando Alfonso VI cedió el edificio a los caballeros de la orden de San Juan, que establecieron allí una ermita bajo la advocación de la Santa Cruz. Se considera esta ampliación la más antigua muestra de arte mudéjar de que se tiene constancia. El nombre que terminó llevando como templo cristiano proviene de la sustitución del cristo crucificado que se colocó cuando fue consagrada como ermita, por una imagen de la Virgen de la Luz posteriormente desaparecida. En la actualidad es un espacio desacralizado.



Anverso

 Reverso





Uno de los grandes atractivos de la Ermita del Cristo de la Luz son los frescos románicos del interior del ábside que representan al habitual "Maiestas Domini" rodeado del Tetramorfos.
Lo mejor conservado es la propia imagen de Cristo en la mandorla que porta el habitual libro y bendice con su mano derecha. Parece que en su rostro insinúa una ligera sonrisa. El fondo de la almendra mística es de color azul con estrellas, representación de la bóveda celeste. La otra figura bien conservada y restaurada es el águila que representa al evangelista San Juan en la esquina superior derecha. En la parte inferior derecha aparece el cuerpo, excelentemente perfilado, del león de San Marcos, aunque la cabeza está perdida.

Anverso y reverso





Anverso y reverso




Anverso y reverso



Anverso y reverso





Texto: Internet