martes, 9 de diciembre de 2014

Año Platero




No he querido dejar de visitar Moguer, la tierra de Juan Ramón Jiménez,


 cuando se cumplen 100 años de la primera publicación de Platero y yo.


En la oficina de turismo, situada en el interior del Teatro Felipe Godínez,




me entregaron el "Pasaporte Platero" que fue sellado en los lugares adheridos al "Año Platero", como en la propia Oficina de Turismo. Allí conseguí los primeros puntos.




Los siguientes, en la casa natal del poeta




Aquí, en esta casa grande, hoy cuartel de la Guardia Civil, nací yo, Platero.


 ¡Cómo me gustaba de niño y qué rico me parecía este pobre balcón, mudéjar a lo maestro Garfia, con sus estrellas de cristales de colores! Mira por la cancela, Platero; todavía las lilas, blancas y lilas, y las campanillas azules engalanan, colgando la verja de madera, negras por el tiempo, del fondo del patio, delicia de mi edad primera.


"Desde el mirador se ve el mar. Y jamás se borrará de mi memoria aquella noche en que nos subieron a los niños todos, temblorosos y ansiosos, a ver el barco inglés aquel que estaba ardiendo en la Barra..."
(Platero y yo. Capítulo CXVII. La calle de la Ribera).


Allí me regalaron este marcapáginas artesanal, raalizado en el taller didáctico por unos niños.

¡Los ojos se mueven!







También se consiguen puntos, visitando la Casa Museo de Juan Ramón






Haciéndose una fotografia junto a las esculturas de Platero que hay en diferentes lugares de Moguer.


en los establecimientos comerciales.




Visitando el Archivo Histórico y Biblioteca Iberoamericana.
La entrada se realiza por el claustro del antiguo convento de San Francisco.
Contiene valiosos fondos documentales de Moguer y la Comarca, y una biblioteca americanista.












Cuando conseguí todos los puntos, me regalaron este libro de cocina,
con recetas tradicionales y de vanguardia.


En cada una de ellas, hay un fragmento de un capítulo de Platero y yo.
En ésta en concreto, del capítulo CXXI.
"La corona de perejil",


Y UN EJEMPLAR DE PLATERO Y YO,

12 comentarios:

  1. Querida Lucía, a ti te vamos a doctorar en "bloguería" o hacer bloguera mayor..¡no sé! No se puede trabajar más una entrada: viajas, haces fotos, nos enseñas los marcapáginas y después lo documentas todo..¡no se puede ser más completa!
    De esta entrada, ¿qué decir? Por la temática, ya me tenía que encantar; pero tal y como nos haces "viajar" es más especial todavía.
    Gracias por todo. No podré llegar hasta Moguer, pero tú "ya me has llevado".
    Un abrazo.

    Justa

    ResponderEliminar
  2. Querida Justa, muchísimas gracias por tu comentario, me siento muy halagada. Ha sido para mi un placer, preparar esta entrada. Empecé a elaborarla desde que llegué a Moguer, me entregaron el pasaporte, comprobé que había marcapáginas editados para la ocasión, y que todo giraba en torno a Platero. Me alegra haberte servido de guía, por la tierra de Juan Ramón Jiménez.
    Un abrazo.
    Lucía.

    ResponderEliminar
  3. ¡Vaya una visita a Moguer! Cargadita de mps, libro de cocina, libro de Platero y lo más interesante conocer el pueblo natal del poeta.
    ¡Qué suerte!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido una visita fantástica, tanto por la relación que tiene Moguer, con el Premio Nobel, como con el Descubrimiento de América.
      Muchas gracias, Irati, por el comentario.
      Un abrazo.
      Lucía.

      Eliminar
  4. hace unos años pasé por Moguer, pero me quedé con las ganas de ver la Casa Museo de Juan Ramón Jiménez. por falta de tiempo.
    Pocos animales serán tan conocidos como el burrito Platero y pocos escritores habrán descrito con tanto amor y ternura, como lo hizo J.R. Jiménez, las andanzas de su animal de compañía.
    Los mps muy bonitos, sobre todo los dos últimos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si en otra ocasión, puedes visitarla. Es muy interesante la Casa Museo, ya que contiene los objetos personales, del poeta y Zenobia. Además, muy cerca, está la playa de Mazagón, un buen lugar para bañarse en verano. El premio Nobel, consiguió que se conociera a Platero en todo el mundo.
      Saludos.
      Lucía.

      Eliminar
  5. Con este estupendo reportaje, se nos acrecientan las ganas de visitar Moguer. Estuvimos por ahí, pero elegimos otra opción y ahora ya no sé si habrá ocasión.
    Has hecho un maravilloso montaje de la visita.Estoy convencida de que no hay guía que se pueda igualar.
    Muchas gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si llega la ocasión de viajar a Moguer y sus alrededores, creo que te dará satisfacción, haberlos conocido.
      Muchas gracias, por tu comentario abrumador.
      Un abrazo.
      Lucía.

      Eliminar
  6. Maravillosa entrada compañera, las fotos, tus explicaciones, los marcapáginas, en especial el del burrito con los ojos que se mueven y que decir de la cabecera, cada vez te superas más y más, me encanta. Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, compañera. El próximo día te enseño el burrito, para que veas cómo se le mueven los ojos.
      Te hemos extrañado. Besitos.
      Lucía.

      Eliminar
  7. Cuanta ternura hay en Platero!.Son páginas imborrables en la memoria. Excelente entrada. Te felicito. Bsts. La bordadora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has descrito a la perfección. Y ha sido satisfactoria la visita a Moguer en tan importante fecha.
      Gracias por tu comentario. Un abrazo.
      Lucía.

      Eliminar