lunes, 28 de octubre de 2013

El Castillo de San Jorge en Sevilla



 Fue sede del Tribunal de la Inquisición.


            Situado en el barrio de Triana, sus restos han sido restaurados y abierto un museo








Maqueta del Castillo que durante trescientos años acogió a dicho Tribunal.


Escudo de La Inquisición


Suelo original


Las caballerizas





La cocina


Bajada a la bodega





El convento de San Pablo de Sevilla fue la primera sede de la Inquisición en el Reino de Castilla, se instauró en 1480, más tarde se trasladó al Castillo de San Jorge.



Reos con el sambenito.



"No hubo remedio"
Grabado de Goya.




Grabado de la Plaza de San Francisco, uno de los lugares donde se realizaban los autos de fe.



Cruz de la Inquisición, junto al Ayuntamiento, recuerdo de los autos de fe celebrados en la plaza de San Francisco.





Este pasaje se encuentra situado junto a los restos del Castillo de San Jorge.
Los reos que eran conducidos por este recorrido iban o a la cárcel para ser juzgados o a la hoguera.




Grabado que muestra a El Prado de San Sebastián, lugar donde se encontraba el quemadero,




Última sede de la Inquisición en Sevilla.







José María Blanco Crespo "Blanco White"
Narró como recuerdo de su infancia, la ejecución de la última víctima de la Inquisición en Sevilla.



Santa Teresa de Jesús.
Descendiente de judíos conversos.
En 1775 su obra "Vida" fue objeto de sospecha, siendo examinada por la Inquisición en el Tribunal de Sevilla.
En 1576 ella y las carmelitas reformadas fueron denunciadas de nuevo ante el Tribunal de Sevilla por una novicia expulsada, pero la Inquisición no siguió adelante.
"E iban a mi con mucho miedo a decirme que andaban los tiempos recios, y que podría ser me levantasen algo y fuesen a los inquisidores. A mi me cayó esto en gracia y me hizo reír, porque jamás yo temí", decía.




San Isidoro del Campo, en Santiponce, (Sevilla).
Gérmen de los reformistas sevillanos.


Fray Luís de León.
Célebre poeta del Siglo de Oro, pertenecía a la orden benedictina y era doctor en Teología.
Con antepasados conversos, fue denunciado a la Inquisición por León Castro, catedrático de griego y rival suyo, por preferir el texto hebreo del Antiguo Testamento a la versión latina. También por traducir "El Cantar de los Cantares" a la lengua vulgar, cosa prohibida por el Concilio de Trento.
Pasó cinco años en las cárceles de la Inquisición, el tiempo que duró su proceso. Por empeño personal del Inquisidor general fue absuelto, lo que era muy raro, ya que la Inquisición, para no reconocer que se había equivocado, solía suspender el procedimiento y liberar al reo.




Vista desde el interior, del río Guadalquivir y del puente de Isabel II (puente de Triana)




6 comentarios:

  1. Bueno, esto de la Inquisición , creo que forma parte de la historia más negra de España y de la Iglesia. Y para más guasa, se la llamó la Santa Inquisición.Bueno, mejor no seguir.
    Interesante entrada.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Un marco para la reflexión" es lo que se lee al entrar en el museo y durante el rato que estuve haciendo el recorrido no dejé de hacerme preguntas. La visita ha merecido la pena.
      Gracias por tu comentario.
      Saludos.
      Lucía.

      Eliminar
  2. Como dice el cartel de una de tus fotos, este castillo de San Jorge tendrá que ser un espacio para reflexionar en lo que nos podemos convertir los hombres y mujeres, en nombre de un Dios. Y varios siglos después, algunos no han aprendido nada.
    Un abrazo

    Justa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que se imponga la cordura.
      Un abrazo.
      Lucía.

      Eliminar
  3. Que se restaure un monumento es una grata noticia ; y que éste lugar sea dedicado a la reflexión sobre unas páginas tan tristes de nuestra historia es muy interesante. Bsts. La bordadora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando vengas, lo visitamos juntas y comentamos, el recinto, la exposición y los audiovisuales; creo que la experiencia valdrá la pena.
      Besos.
      Lucía.

      Eliminar