miércoles, 26 de julio de 2017

Grabados de Sevilla



Sevilla, ciudad poderosa, puerto de Indias, se presenta ante el mundo a través del papel grabado.
La urbe despierta la curiosidad de Europa y de sus impresores.


Matias de Arteaga y Alfaro.
La Giralda engalanada, 1672. Detalle

Anónimo, Vista de la Torre del Oro desde el arrabal de Triana, 1741. Detalle.



R & J. Óttens. Vista de Sevilla, hacia 1750. Detalle


Luis Carlos Legrand. Alameda de Hercúles. Hacia 1840. Detalle

Anónimo, dib. F. Hohenleiter. Visitando los sagrarios, 1924. Detalle


Anónimo, dib. D. Roberts. Corrida de toros, 1837. detalle.










8 comentarios:

  1. Preciosos grabados y preciosos marcapáginas...Y es que Sevilla es " Una Maravilla" y tu blog...otra.
    Un abrazo

    Luisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María Luisa. Estoy de acuerdo con tu opinión y con lo que escribió R & J en el tercer marcapáginas.
      Un abrazo.
      Lucía.

      Eliminar
  2. ¡Cómo ha cambiado Sevilla! De tan bonitos grabados tenían que editarse preciosos marcapáginas. El autor desconocido de las dos últimas obras muestra un gran influjo de Goya.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha cambiado; aunque algunos monumentos y tradiciones han perdurado. Donde veo la influencia de Goya es, en la última obra. La anterior no me parece tanto.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo.
      Lucía.

      Eliminar
  3. Da gusto disfrutar de estas maravillas !!!
    Un abrazo
    IRATI

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo. Disfrutamos a tope.
      Un abrazo.
      Lucía

      Eliminar
  4. Sencillamente, maravillosos. El que más me gusta es el de La Torre del Oro. Ni que decir tiene que en aquella época, los edificios y monumentos, lucían mucho más que ahora, que están rodeados de tantas construcciones, la mayoría de las veces, con un gusto que deja mucho que desear.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la Torre del Oro hubiese llegado hasta nuestros días con ese aspecto, habría sido fantástico. Su entorno ha cambiado bastante. El puente de barcas no existe, ni tampoco el exterior del Castillo de San Jorge, como se ve en el grabado. ¡Qué le vamos a hacer!; habrá que conformarse.
      Me alegra que te hayan gustado.
      Un abrazo.
      Lucía.

      Eliminar