miércoles, 25 de marzo de 2020

Mesa te esculpió, Sevilla te hizo


400 Años de devoción


Folleto de la exposición organizada por la Hermandad del Gran Poder
con motivo de la celebración del IV Centenario de la hechura
de la imagen de su titular.


Cartel del IV Centenario de la creación del Señor del Gran Poder,
realizado por la pintora sevillana Carmen Laffón.


Carta de pago de Juan de Mesa, por 2000 reales 
recibidos por la hechura de las imágenes
de Jesús del Gran Poder y San Juan Evangelista,
para la cofradía del Traspaso
Sevilla, 1620, Octubre 1
Pergamino manuscrito


Cartel conmemorativo del cincuentenario de la construcción 
de la Básilica de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder (2015)





En 1908 estrena el Señor la túnica bordada conocida hoy como “túnica persa”, que es realmente una interpretación del estilo Mudéjar llevada a cabo en el dibujo y el bordado por Juan Manuel Rodríguez Ojeda. La pieza presenta un bordado de guardilla, que toma elementos de la arquitectura y la ornamentación del Mudéjar, con el uso de lazos apuntados y trenzas como principal argumento. Éstos se repiten en el cuello y en las bocamangas. La obra fue donada por Dª Amparo Sánchez Arjona y originariamente se bordó en tisú con hilos de oro sobre seda morada, pero tras lucirla en la Madrugada de 1908 y 1909, en el año 1910 se impone la túnica lisa como iconografía del Señor más repetida desde entonces. La túnica sobre tisú tampoco había sido especialmente entendida por los devotos y gobernantes de la Hermandad, siendo finalmente pasada a nuevo terciopelo morado según deseo testamentario del que fuera Hermano Mayor, Antonio Mejías, ocasión por la que vuelve a lucirla en la Semana Santa de 1920. La túnica persa está inexorablemente unida debido a la proliferación de documentos gráficos desde su creación a los cultos dedicados al Señor, primero su Novena y actualmente su Quinario. La aparición en la franja bordada de las letras alfa y omega del alfabeto griego, son todo un acierto añadido al universo simbólico de la Bendita Imagen y de las solemnidades que en el cambio de año se celebran como prólogo a la Epifanía del Señor.

I:
Retablo de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder (1920 CA.)
Fábrica de Manuel Montero. Triana
D:
Túnica de guardilla
La última de las túnicas bordadas incorporada al patrimonio de la Hermandad es la conocida como “túnica de la guardilla”, una obra donada al Señor para su uso diario por Mª Teresa de Faguas en 1927, con posible autoría de Rodríguez Ojeda y ejecutada sobre terciopelo granate con una franja inferior bordada y constituida por roleos barrocos que se repiten en las bocamangas. La túnica ha sido utilizada desde su creación para los cultos internos de la Hermandad, luciéndola en el camarín y, ocasionalmente, en algún besamanos.



Túnica lisa (1910)
Paño de lana merina con cíngulo de mecha
Es con la que habitualmente sale en procesión
la madrugada del Viernes Santo, como se apreciaen el vídeo



Túnica de los devotos (2020)
Recuperación de una túnica desaparecida, bordada por 
Francisca de Paula Zuloaga (1817)
Dibujo de F. Javier Sánchez de los Reyes
Taller de bordados Santa Bárbara (2018 - 2020)
Bordado en hilo de oro sobre terciopelo
Cíngulo de oro fino reconstruido a partir de un grabado del s. XIX
onada por los hermanos y devotos con motivo
del IV Centenario de la hechura de la imagen.




Las hermanas Josefa y Ana Antúnez, fueron las encargadas de bordar la hoy conocida como “túnica de los cardos”, pieza espectacular en la calidad de su dibujo y bordados que se estrenaría en la Semana Santa de 1881. La obra, que sigue la línea de creaciones románticas de las autoras del XIX, se constituye por grandes hojas de cardo entre las que aparecen flores de esta planta con incrustaciones de amatistas. Los bordados, que parten de dos ramas, cubren la totalidad de la pieza y se extienden hasta el cuello y las mangas de la túnica. Esta pieza fue la que usó el Señor procesionalmente hasta el estreno de la túnica persa o neomudéjar en 1908. Posteriormente la túnica se ha venido usando para cultos internos hasta que en 2008 el Señor la volvió a lucir, recién restaurada, en el paso para la Estación de Penitencia de ese año. La obra fue pasada en los talleres de Santa Bárbara en 2007 y, anteriormente, en los de Santa Isabel en la década de los sesenta del s. XX.


Arriba izquierda
Túnica de La Corona de espinas (1857)
Teresa del Castillo.Diseño de Antonio del Canto
Bordado de hilo de oro sobre terciopelo
Cíngulo de oro fino



Arriba:
Libro de Reglas aprobadas a la
hermandad del Gran Poder en 1792
Centro:
Detalle del Libro de Inscripciones de
Hermanos, entre los que se encuentran un nutrido 
número de hermanas (1551-1654)
Abajo:
Registro del navío "El Gran Poder de Dios"
que partió de Cádiz con destino a Buenos Aires
el 26 de noviembre de 1748.
Derecha:
Procesión extraordinaria de
Nuestro Padre Jesús del Gran Poder
Año Santo de la Misericordia
Domingo 6 de noviembre de 2016



Recreación  del altar de la novena a
Nuestro Padre Jesús del Gran Poder
(S. XIX-XX)


El paso del Señor es el más antiguo de la ciudad. Se contrató con el imaginero Francisco Antonio Gijón en 1688 y fue entregado en 1692. Aunque las tallas y los dibujos eran de Gijón, puede que la arquitectura del paso fuera obra de Bernardo Simón de Pineda. En las cuatro esquinas cuenta con águilas bicéfalas, que hacen referencia a una interpretación de san Jerónimo del ascenso de la oración y el descenso de la Divina Gracia. Bajo las 4 águilas hay 4 cartelas que recopilan escenas bíblicas: la destrucción del templo por Sansón, la entrada de los animales en el arca de Noé, Moisés tocando con la vara la peña y el retorno del hijo pródigo. Las cartelas de los laterales muestran a Jesús en diversos momentos de la Pasión.​ Es curioso que Serrano Ortega, en 1895, no menciona tres cartelas que existen de la Pasión y sí tres que faltan de David contra Goliat, Sansón cargando con las puertas de Gaza e Isaac con la leña del sacrificio.


También figuran en las andas cuatro relieves pequeños que representan a San Mateo, San Juan, San Jerónimo y San Agustín. Los seis ángeles de virtudes que coronan el canasto fueron restaurados por Blas Molner en 1776. También hizo una leve intervención en la talla Bernardo Simón de Pineda. El canasto va iluminado con ocho guardabrisas de gran tamaño en las cuatro esquinas e, iluminando a Jesús, hay cuatro faroles realizados por Rafael León en 1908. En 1853 el paso fue restaurado por completo y en 1895 se practicó una pequeña limpieza. Las andas están coronadas por un moldurón perfilando los faldones, realizado en 1969 por Guzmán Bejarano. Fue restaurado en 1853 por Gabriel de Astorga. En 2012 fue restaurado por el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía.



Todos los balcones de la Sala III, estaban cubiertos con fotos, que aparentan asomarse
a la plaza de San Lorenzo.
En éste, aparece la fachada de la Basílica.
Esta capillita, me trae recuerdos entrañables



                       
Fotografía de la salida procesional de la cofradía desde la parroquia de San Lorenzo
en la primera década del siglo XX.
Su sede actual se encuentra en un templo neobarroco,
construido en 1965.
En 1992 el papa Juan Pablo II
le dio el título de Basílica Menor.


Bolsa de Caridad
En Cabildo General celebrado el 18 de Octubre de 1.953, la Hermandad fundó una Bolsa de Caridad, siendo Hermano Mayor de la misma Don José Morón Ruiz. Con ello se pretendía hacer patente el mandato cristiano del ejercicio de la caridad a través de un órgano específico, insertado en la propia Hermandad y que con esta iniciativa una vez más venía a ser pionera entre las Hermandades sevillanas. Múltiples situaciones adversas de personas necesitadas se han solventado en los 65 años de existencia de la Bolsa de Caridad. La corporación afirma haber tramitado más de quince mil asuntos, entre los que se encuentran todo tipo de peticiones y solicitudes, algunas de ellas de lo más variopintas, que no por eso, inmerecedoras de atención. La naturaleza de las mismas resulta del todo inimaginable, desde sufragar una intervención quirúrgica hasta el pago de unas gafas; de la repatriación de un emigrante, beca de estudios, de una canastilla de recién nacido a cubrir los gastos de unas exequias, o la ayuda a drogodependientes.
La obra social del Gran Poder no solo está orientada a la asistencia social, la hermandad colabora con el Centro Integral de empleo «Jesús del Gran Poder», gestionado por Cáritas, y con el Economato Social de la Fundación Benéfico Asistencial Casco Antiguo de la calle Narciso Bonaplata. Asimismo, sufraga becas para diferentes instituciones sociales como una guardería en las Tres Mil Viviendas. 
 Texto: Internet


Devoto arrodillado ante la Basílica, cerrada por motivo del coronavirus.
Centro de claveles rojos, que ya, está colocado a los pies del Señor,
ofrenda de un padre y su hijo
Foto internet.







9 comentarios:

  1. Maravillosa toda la entrada, desde esa cabecera con lo que a mi me ha parecido La Túnica de los Devotos, aunque después de ver tantos bordados primorosos no estoy segura.
    Este año no sé si nos vas a ofrecer fotos de los pasos, pero se agradece este exquisito y hermoso reportaje.
    Muchas gracias.
    Un abrazo soleado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María Luisa. Efectivamente, la cabecera es una parte de "La Túnica de los devotos". Aunque todas son maravillosas,
      me he decidido por la nueva.
      Voy a intentar publicar, alguna entrada en Semana Santa, con fotos de otros años.
      Agradecida como siempre, con tu cariñoso comentario.
      Un abrazo de tarde nublada.
      Lucía.

      Eliminar
  2. Preciosa entrada y preciosa la imagen de mi Señor de San Lorenzo, vistosas túnicas y llamativa la foto del devoto arrodillado, que demuestra que la fe no sólo mueve montañas sino que también atraviesa puertas cerradas.
    Mil gracias y un abrazo desde Aranjuez.
    Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Javier. La exposición dedicada a tu Señor de San Lorenzo, ha sido fantástica. En la entrada, sólo he enseñado una mínima parte de la muestra, que ha ocupado todo el extenso edifico de Caja Sol, incluido el patio. Las colas para entrar eran interminables y la gente salía admirada. La visión de todas las túnicas juntas y la nueva, con los nombres de 4.200 devotos en el forro, ha sido impresionante; aunque para la salida del Señor en la madrugada del Viernes Santo, prefiero la lisa, que le da un movimiento especial y unido al rachear de los pies de los costaleros (como se aprecia en el vídeo), produce una intensa emoción al contemplarlo.
      En Sevilla, la devoción al Señor del Gran Poder es tan grande, que no es de extrañar encontrar una imagen como la de la foto.
      Gracias a ti por tu comentario.
      Un abrazo.
      Lucía.

      Eliminar
  3. Una pena que este año que se conmemora el 4º centenario de la hechura de esa imagen tan venerada por muchos creyentes, no pueda salir en procesión este año. Para Sevilla y los sevillanos, toda una contrariedad. Ya puestos a sufrir y como no se puede salir en ningún sitio de españa, lo mejor sería que, al menos, la Semana Santa fuese pasada por agua y así, sería más llevadero, pienso yo.
    Una entrada magníficamente documentada con imágenes y textos, como es habitual. Buena colección de mps de Jesús del Gran Poder.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuel, o poco conozco a los andaluces, o me atrevería a decir que la Semana Santa de este 2020 va a ser un magnífico festival de "remakes" televisivos de sus pasos en diversos años que ayuden a sobrellevar el encierro de sus fieles, o como dirían ellos: ¡¡Digo!!.
      Abrazos.

      Eliminar
    2. Es una pena que El Señor del Gran Poder no pueda salir este año en la madrugada del Viernes Santo; aunque no pierdo la esperanza de que sí haga la salida extraordinaria en el mes de noviembre, para visitar tres barrios deprimidos de la ciudad, en cuyas parroquias pernoctará. Mientras tanto, nos conformaremos con ver las imágenes que emitirán las cadenas de TV, tal como comenta Javier. La lluvia si es buena para el campo, sea bienvenida.
      Me alegra que te haya gustado la entrada y agradecida por tu comentario.
      Un abrazo.
      Lucía.

      Eliminar
  4. Se me hace un nudo en la garganta viendo tu entrada con lo que tenemos encima...Este año nada será igual, Lucía, sobre todo para Sevilla y para tantas y tantas ciudades que viven con devoción estas fechas.... Pero nada, salvo la fe es eterno y todo pasará... De verdad te agradezco esta entrada tan maravillosa...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con esta tragedia que estamos viviendo, la entrada la he preparado con un nudo en la garganta, pero a la vez ha sido reconfortante por el tema elegido. Este año, nos conformaremos con los reportajes que emitan las cadenas de TV y con los actos que retransmitan en streaming algunas iglesias de la ciudad. Habrá que tener resignación cristiana.
      El agradecimiento es mutuo y te envío mis deseos de salud para ti y los tuyos.
      Un abrazo.
      Lucía.

      Eliminar